Contrato de alquiler con opción de compra

En la coyuntura actual, las dificultades de financiación bancaria están provocando que el alquiler con opción de compra cobre fuerza.

En realidad, se trata de un alquiler convencional al que se le añaden unas cláusulas adicionales que otorgan al inquilino la posibilidad de comprar la vivienda por un precio acordado y dentro de un plazo de tiempo establecido, deduciéndose además, las cuotas del alquiler abonadas hasta el momento de la compra.

En ocasiones, esas cláusulas establecen el pago de una PRIMA por parte del inquilino, que perderá en caso de no comprar la vivienda, lo que garantiza al propietario que hay un verdadero interés en comprarla. Esta PRIMA también se la deducirá el inquilino en caso de decidir finalmente comprar el inmueble.

Si no se dispone de liquidez para pagar esa PRIMA, se puede optar por pagar un alquiler por encima del precio de mercado, lo que se convierte en el pago de una PRIMA a plazos, que también beneficia a las dos partes, puesto que el propietario recibe un alquiler más alto del habitual en la zona y el inquilino se deduce una cantidad mayor en el momento de la compra.

En muchos contratos de este tipo, las cláusulas contemplan una deducción parcial de las cuotas según el año en que se decida comprar ( 100% el primer año, 75% el segundo año  y 50% el tercer año ) aunque lo lógico es que el inquilino quiera deducirse hasta el último euro invertido en el alquiler.

No hay que olvidar que se trata de una opción, no de una obligación, por lo que hay que tener en cuenta que el inquilino puede comprar o no dentro de ese plazo pactado inicialmente en el contrato. Son las cláusulas acordadas las que determinan el verdadero interés de compra del inquilino y de venta del propietario.

“Nuestro objetivo es facilitarle todos los trámites que implica la compra-venta de un inmueble, con honorarios competitivos y alta profesionalidad.”

– Fernando Gil Albert. Arquitecto

Llámenos al 666 40 24 54